diciembre 30, 2005

Realidad Inmediata

 
 

 
Tenía 35 años cuando me vi por primera vez de manera real frente a un espejo. Me llamó la atención, estando frente a él que mi cuerpo y mi actitud ante la vida iban al unísono, maduraban los dos. Mi cuerpo manifestaba los cambios normales de la edad, pero no fue hasta entonces que tomé consciencia del hecho.
 
Mi actitud frente a la vida era de total cambio; divorciada, con dos hijas y dispuesta a realizar un cambio radical. ¡Una mudanza que me llevaría de vuelta a mi lugar de origen!
Ya han pasado muchos años desde ese día y llego a la conclusión de que esos cambios eran el anuncio de mi realidad inmediata y que no tenía nada que ver con mi condición de mujer profesional o madre… pero que de una forma u otra podía afectar o beneficiar mi rol en la vida… Hablo de los años.
 
Hablar de la edad mortifica, evadir el tema resultaría más fácil y quitarnos los años mucho mejor. Y es, que pensar que estamos envejeciendo nos hace sentir; temor, soledad, desventaja, no queridas, chóferes de nuestros hijos, servicio de nuestros maridos... y esos cuarenta se convierten en cincuenta o sesenta y nos aportan más arrugas, descuido personal, o nos pueden convertir en caricatura de juventud y socavar nuestra salud mental.

De forma consciente y reflexiva, pero siempre frente a un espejo, he trabajado en mí cada día, aceptando y asimilando la plenitud de esta etapa, tomando y ofreciendo lo mejor que la vida ofrece; La experiencia, por la cual entiendo un nuevo inicio, que cuenta con la garantía de una sabiduría que se acumula tan solo con los años vividos; el esfuerzo y la resistencia, que nos ayuda a salir de esa crisis paulatina que se presenta cuando vemos que nuestra realidad inmediata son los años y que tanto el impulso como la audacia se convierten en los viejos consejeros de la juventud, para dar paso a la prudencia, ornamento preciado de la edad madura que no le resta nada al deseo de vivir.

Disfrutemos los años, acompañémoslo con dignidad y orgullo, es la forma más hermosa de agradecer a Dios y a nuestros padres la vida misma, esto a propósito de mis 47 y el Nuevo Año. Felicidades…

30 de diciembre 2005

diciembre 23, 2005

23 de Diciembre

Y pasaran los años, sin traiciones ni engaño;
Yo seguiré sembrando en un terreno llano;
Más cuando pase el tiempo que tu y yo
Seamos viejos; nuestro amor se hará nuevo;
Al nacer cada enero….
Cheo Zorrilla


Celebrar unas bodas de oro en nuestra sociedad, es una prueba de amor, fortaleza y de estabilidad de los matrimonios católicos y no católicos, significa, que no todo esta perdido. Don José Díaz y Graciela Gratereaux (Mamá Ninón) cumplen hoy 50 años de feliz unión matrimonial y sus hijos (Josefina, Carlos y Chelo) están orgullosos y felices, a ellos también hay que felicitarlos, no todos los hijos tenemos la dicha de ver a nuestros padres unidos en amor y apoyo después de tantos años.
 
Don José, abogado de profesión, es un hombre humilde y sabio, con un humor particular que lo hace un ser sencillamente especial, amante y admirador de su esposa, un buen padre y con una gran capacidad de dar hasta lo que no tiene. Mamá Ninón es dulce, con un apostolado de vida a favor de los presos dominicanos a toda prueba, su vida se desarrolla en torno a llevar la palabra de Dios, alimentos y educación a esos hombres sin tregua, que la sociedad no desea retomar aun reformados, su apostolado de amor por esos seres humanos, ha sido la gran obra de su vida.
 
José y Ninón se aman, se acoplan, se consienten, se necesitan, se dan apoyo, han criado unos hijos de bien, tienen nietos de bien, siguen criando en el catolicismo, siguen compartiendo el pan (aun sea uno) con los que no tienen… les han robado, les han vuelto a robar y se mantienen íntegros y dando, movidos por la fuerza del amor, la fe y de la esperanza. Don José y Mamá Ninón se merecen el reconocimiento de la sociedad, el reconocimiento de los amigos y de los que no son amigos. Ellos son el vivo ejemplo del amor y de la entrega que no busca recompensa. Lágrimas de envidia sana a esos eternos novios.

Somos novios
pues los dos sentimos
mutuo amor profundo
y con eso
ya ganamos lo más grande en este mundo.


Armando Manzanero

ebonylafontaine@gmail.com
23 de diciembre 2005

diciembre 17, 2005

A quién y que regalar?

 
 
 

 
 
Regalar es una tradición en esta época del año. Cuando regalamos nos hacemos presente y es por ello que nos esforzamos en buscar ese regalo. Y nos preguntamos a quién y que regalar? No podemos olvidar que cuando regalamos nos estamos comunicando y esperamos respuestas, que un regalo es un mensaje directo al corazón de quien lo recibe y expresa lo que siente quien lo da...
 
Regalar es un acto más emocional que material, a pesar de que muchos puedan postular todo lo contrario. Regalar es un don, único y especial, es por ello que debemos obsequiar al amigo; que siempre está, al hermano; que es nuestra sangre, al vecino; está pendiente de nosotros, al platanero; que ya quedan pocos, a quien tiene hambre; recibirá paz, al esposo y al ex; se lo merecen (y si no...También), al amante; llena un espacio, al que acabas de conocer; le darás esperanza y fe en el ser humano.
 
Dar, dar y dar en navidad. Pero que regalar? Podemos comenzar con dar una sonrisa amplia y sincera, obsequiar humildad, perdón y tolerancia, Regalar optimismo y comprensión, donar altruismo, es difícil pero lo podemos lograr… a quien no te quiere, regálale con serenidad tu ausencia y te estarás regalando PAZ. El regalo debe ser un mensaje claro de lo que sentimos por el otro. Regalando podemos eliminar esa monotonía de nuestra relación, por lo que con una combinación de deseo e imaginación, poco dinero y nada de orgullo, apelando al amor y a los recuerdos, podemos regalar; una cena en casa - como la que ya no hacemos -, un almuerzo sin silencios, un desayuno a domicilio o en un motel según sea el caso y que incluya todos los números que se van perdiendo con el tiempo, una espera feliz y sin resabiar, una conversación armoniosa… y no te olvides acompañar estos regalos con una gran ternura, "la ternura es el arte de sentir a los demás".
 
A nosotros mismos podemos regalarnos un curso intensivo de cómo ser mejor personas, sin crítica, sin rencor, sin desesperanzas, sin envidia, sin lamentaciones ni zancadillas… Y nosotras amigas, específicamente nosotras, regalémonos una a la otra el respeto que nos debemos en honor y en favor de nuestro género.

16 de diciembre 2005

diciembre 09, 2005

Seamos un solo espíritu de paz y amor.

 
 

 
 
Por lo general es a final de noviembre cuando asumo que estamos en época de Navidad, sin embargo este año, la navidad tomo un nuevo sentido en mí, el día primero del mes... que día tan intenso y especial!!. La misa de los nueve días por la muerte de María Elena, fue mi primer pensamiento de la mañana, misa que se celebraría en horas de la tarde, continuó con un día de trabajo fenomenal e ir a saludar a Don Andrés a propósito del día de su Santo … luego a la Iglesia El Buen Pastor a dar el ultimo adiós a María Elena... llegué media hora antes de iniciarse el oficio religioso junto a mi hija Renée y sentí la necesidad de comunicarme con Dios, por lo que procedí a la confesión y más tarde a recibir el Cuerpo de Cristo. La misa fue única , despedimos a nuestra amiga con llanto, con abrazos, con solidaridad y con el acompañamiento de Víctor Taveras al piano interpretando CUANDO UN AMIGO SE VA, globos blancos por los aires significando su partida y velas para iluminar su camino hacia el Señor… ya en la noche, fuimos a casa de mi cuñada a celebrar el encendido de su árbol y luces de navidad en compañía de Roberto, hijos y amigos, con la grata sorpresa de fuegos artificiales que se lanzaban desde el Palacio Nacional y que marcaban el inicio de la navidad del pueblo dominicano, con el hermoso preámbulo de los lazos rojos que adornan las calles de Santo Domingo..
 
Esta suma de eventos del día primero de diciembre, me dio la clara señal de que el ser humano esta rodeado de acontecimientos y emociones que marcan su existencia; muerte, gozo, sufrimiento, placeres y que en un solo día se pueden sumar todos y que al final sentimos gozo y paz… eso es Vivir! La Navidad lamentablemente la celebramos durante un mes y una o dos semanas, luego permitimos que regrese de nuevo la tristeza, la ansiedad, la preocupación por el futuro y hasta la desesperanza, olvidándonos de que Jesús solo nos invita a Amar y a dar, como Él que todo lo dio por amor a nosotros. Démonos un día de navidad cada día y seamos un solo espíritu de paz y amor.

9 de diciembre 2005

diciembre 01, 2005

Sin dos pesos en los bolsillos...

 
 
 

 
 
Cuando decidí salir de vacaciones, no pensé en lo difícil que sería pretender vacacionar sin dos pesos en los bolsillos... de todas formas les cuento que las tomé y las disfruté…. El truco? Simplificar y vivir el presente llena de optimismo.
 
El primer día, confieso que quería salir corriendo para el trabajo, pero las mañanas siempre son buenas consejeras y al día siguiente como impulsada por un resorte, comencé a tirar cosas viejas de un pasado feliz; servilletas, cartas de amor, abanicos, cajetillas de cigarrillos vacías con mensajes, poemas grabados hasta en funda de colmado… y pequeñas cosas que en una época significaron mucho, pero que siempre se mantuvieron guardadas - para no decir escondidas - , para evitar celos o algún conflicto sin sentido.
 
No hay un rincón de mi casa por el que no haya pasado la simplificación, se fueron; ollas rotas y renegridas, zapatos que ya no se usan, vestido guardados por romanticismo, corona y bandas de concursos, pañuelos, se fue todo lo que no era útil y estuviera roto… hoy estoy feliz, me siento como diría un amigo “aliviá”, el no tener los dos pesos para salir de vacaciones me permitió comenzar ese proceso de simplificación y que bien me siento! Comencé en casa y no termina ahí, el proceso de desenmarañar la cotidianidad no se ha detenido… continua con los amigos (pesimistas), en el trabajo, en mis preferencias al ver las noticias de cada mañana, harta estoy de ver desde las 6:00 a.m. (minutos mas, minutos menos), una misma programación en los principales canales nacionales, la mismas presentación de las portadas de los diarios, las mismas pautas comerciales a la misma hora en diferente canal. Yo no deseo seguir acumulando polvo e inutilidades, no deseo complicaciones ni insatisfacciones… simplificar me invita a alimentar mi alma, a escribir, a crear, pero sobre todo, me invita a buscar felicidad, a proteger mi salud y prevenir el agotamiento mental que sobreviene cuando pasamos demasiado tiempo haciendo solamente lo que "tenemos que hacer cada día", en vez de hacer lo que nos alegra el alma. Opte por simplificar y establecer prioridades, por reafirmar mi optimismo y ser feliz, aun sin dos pesos en los bolsillos.

2 de diciembre, 2005