mayo 04, 2007

Lo que es igual no es ventaja…


Aunque muchos hombres digan no tener ningún tipo de preocupación por el hecho de estar en los 50 o sobrepasar esos años, la realidad es que si los años nos mortifican a nosotras, no dejan de ser una preocupación también para ellos.

Me confesaron dos amigos en tiempo y situaciones diferentes que al verse desnudos frente al espejo se exclamaron sorprendidos QUE FEO!   Ebony se me cayó la toalla frente al espejo y me di tremendo susto!!…. Ya no soy el mismo!!… reflexiones masculina, de hombres entrados en edad y que nunca vieron con preocupación su aspecto externo, pero con el pasar de los años han comenzado a sentir que disminuye su atractivo y sus capacidades físicas.

Si bien nosotras ponemos en manos de médicos y esteticistas los problemas físicos y emocionales que nos presentan los años, el hombre difícilmente se pone en manos de nadie, carece de esa cultura y en muchos casos por miedo o vergüenza, otros por no perder su ‘hombría’ o evidenciar la mortificación que les produce que los hayan pensionado, sus achaques y su poca o nula virilidad. Entonces, buscan la conformidad en la mujer que “aman”, los más inquietos, en una que otra “viagrita” de camino, como les ha enseñado la sociedad.

… Pienso que muchos hombres cuando llegan a esas edades, comienzan el proceso de entender y apreciar a la mujer que les acompaña, entienden que aún convertidas en sus “hermanas” como suelen decir, no les abandonan ni les hacen reclamo por la panza, ni la calvicie, ni sus mañas y mucho menos por su flácido y cómplice amigo; el pene. Esto tal vez se justifica porque ambos inician juntos, el proceso de buscar paz en la vejez y lo que es igual no es ventaja.

ebonylafontaine@gmail.com