enero 15, 2007

Miedo al que dirán

 
 
 
 
 

 
 
El instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad, sino en el miedo a la soledad.
Arthur Schopenhauer
 
El miedo al que dirán los demás sobre nosotros, es tan viejo y común como la sociedad... Normas impuestas que nos llevan a transitar por el camino de lo que diga el otro, que nos limitan y nos dejan sin voluntad de ser nosotros mismos. Muchos ejemplos hay sobre el tema, aplicables a cualquier género y a múltiples situaciones que nos colocan de frente ante nuestros temores y bajo la subordinación de otros, en una lucha sin treguas, tratando de ser queridos y aceptados, siguiendo el patrón de hacer lo que quiere el otro y anulando lo que deseamos hacer nosotros mismos.
 
Ese miedo nos va convirtiendo en victimas y en seres disminuidos. Sin duda, todos necesitamos de aprobación y de aplausos, sentirnos amados y valorados, pero como podemos lograrlo si nos plegamos a la voluntad ajena como si fuésemos los bufones del rey? Hasta cuando podemos seguir anulando nuestra personalidad? El que siente miedo se acostumbra a lisonjas pasajeras que le ubican en el sitial de buen@, maravillos@ y educad@, sin darse cuenta que su autoestima va en caída y anula su verdad. 
 
No reconozco la felicidad sin participación y mucho menos sin opinión. Que cada quien opine lo que quiera, la vida nos enseña que las opiniones no son buenas ni son malas, son particulares, por lo tanto, debemos convencernos cada día de que nuestra opinión cuenta, sin olvidar que no todos podemos estar de acuerdo. Valorar y expresar nuestro criterio nos hace crecer, ponernos una mordaza por lo que podrían pensar los demás es un atraso y su problema.
 
Lo peor que puede hacer una persona en su vida, es huir de sí mismo; tarde o temprano se alcanzará, y además cansado.   Anónimo

1 comentario:

Nicolás dijo...

muy bueno esto. A mi me pasa tal cual