agosto 05, 2006

¡¡Ustedes no tienen reemplazo!!.

 

 

 

 
 
Mis amigos siempre han sido seres especiales que han marcado el trayecto de mi vida, por lo que encontrarme con ellos es sinónimo de felicidad y de gratos recuerdos. Con el pasar del tiempo, la amistad va adquiriendo matiz de gloria, que se sostiene de recuerdos, de momentos y de escasos encuentros. Encuentros que pretenden revivir el pasado y lo logran porque se vivieron intensamente.

Ver a mis amigos envejecer y a mí con ellos, me llena de orgullo, aprecio las canas, las líneas de expresión de sus rostros, sus barrigas o su esbeltez, admiro las distintas personalidades, la serenidad o la alegría que se destaca en cada uno de ellos, aprecio con el alma y río a carcajadas como nos hemos convertido en padres y madres, lo bien o mal que hemos criado a nuestros hijos y la cara de orgullo por esta responsabilidad que no teníamos antes, disfruto intensamente como podemos seguir siendo nosotros mismos, sin importar el tiempo que ha pasado, ni el tiempo que nos hemos dejado de ver, nos contamos y recontamos anécdotas patrias y somos reiterativos con ellas en cada encuentro y no nos cansamos de hacerlo, nos hacemos falsas promesas de un encuentro, todos juntos, y nunca lo hacemos por falta de tiempo, por temor, por lo que sea, pero sé que seríamos felices si lográramos, juntar a los ex compañeros del colegio, a los de las ligas deportivas, a los bebedores, a las fanáticas, a las madrinas, a las “quiliadoras” de los años 70 y 80, sería como celebrar un mundial de la amistad, aunque sé que no todos estarían dispuestos, muchos se han quedado en la onda de olvidar el pasado porque tienen un presente que no admite amigos del pasado, pretendiendo borrar momentos de su vida que no desean reeditar y ese es su derecho.
Pero para los que como yo entienden que los amigos son importantes hoy más que ayer, les envío un gran abrazo de amor y de gratitud, porque me han hecho feliz y me han dado la oportunidad, aún a su pesar, de aceptarme como soy una “jodona” que les quiere. ¡¡Ustedes no tienen reemplazo!!.

No hay comentarios: