marzo 23, 2007

Luna

  
Hasta que punto podemos pensar que los pensamientos de las personas nos pertenecen?
En mi casa, en uno de esos encuentros especiales que se dan porque sí, una pareja logró desatar una tertulia de emociones encontradas: el motivo Luna, una canción que interpreta Ana Gabriel espléndidamente.

Luna, tú que lo ves, dile cuanto le amo
Luna, tú que lo ves, dile cuanto lo extraño...

Ella, al escuchar la canción, expresó que la misma le recordaba a alguien especial. El marido, le dijo: “Déjame escucharla para ver que de especial tiene”. “Ah, pero esa letra es muy profunda”, fue su comentario...

Esta noche se que él está
contemplándote igual que yo,
a través de ti quiero darle un beso.
Tu que sabes de soledad
aconséjale por favor
de que vuelva, convéncelo te ruego ...

La letra les deja dicho lo que el esposo pudo pensar y el porqué de la polémica. Hasta que punto una mujer o un hombre puede enterrar su pasado. Esa es la pregunta que todos debemos hacernos y analizar. ¿ Se entierra realmente el pasado? Eso tal vez la luna pueda contestar, porque ni mujer, ni hombre dan respuestas.... por lo regular impera el silencio.

Luna, tú que lo ves, dile cuanto es que sufro
Luna, dile que vuelva porque ya es mucho ...

La idea no es reprimir nuestras emociones y mucho menos hacer sufrir con nuestros pensamientos cuando lo expresamos; creo que el referente personal no debe ser injusto. Pero, que nadie piense que una relación amarra el pasado completamente, cada quién es dueño de lo que ha vivido.

Tú que sabes por donde va
ilumínale con tu luz
su sendero porque quizás
no es bueno, no es bueno
quizás no es bueno
y dile que lo quiero

No hay comentarios: