diciembre 23, 2005

23 de Diciembre

Y pasaran los años, sin traiciones ni engaño;
Yo seguiré sembrando en un terreno llano;
Más cuando pase el tiempo que tu y yo
Seamos viejos; nuestro amor se hará nuevo;
Al nacer cada enero….
Cheo Zorrilla


Celebrar unas bodas de oro en nuestra sociedad, es una prueba de amor, fortaleza y de estabilidad de los matrimonios católicos y no católicos, significa, que no todo esta perdido. Don José Díaz y Graciela Gratereaux (Mamá Ninón) cumplen hoy 50 años de feliz unión matrimonial y sus hijos (Josefina, Carlos y Chelo) están orgullosos y felices, a ellos también hay que felicitarlos, no todos los hijos tenemos la dicha de ver a nuestros padres unidos en amor y apoyo después de tantos años.
 
Don José, abogado de profesión, es un hombre humilde y sabio, con un humor particular que lo hace un ser sencillamente especial, amante y admirador de su esposa, un buen padre y con una gran capacidad de dar hasta lo que no tiene. Mamá Ninón es dulce, con un apostolado de vida a favor de los presos dominicanos a toda prueba, su vida se desarrolla en torno a llevar la palabra de Dios, alimentos y educación a esos hombres sin tregua, que la sociedad no desea retomar aun reformados, su apostolado de amor por esos seres humanos, ha sido la gran obra de su vida.
 
José y Ninón se aman, se acoplan, se consienten, se necesitan, se dan apoyo, han criado unos hijos de bien, tienen nietos de bien, siguen criando en el catolicismo, siguen compartiendo el pan (aun sea uno) con los que no tienen… les han robado, les han vuelto a robar y se mantienen íntegros y dando, movidos por la fuerza del amor, la fe y de la esperanza. Don José y Mamá Ninón se merecen el reconocimiento de la sociedad, el reconocimiento de los amigos y de los que no son amigos. Ellos son el vivo ejemplo del amor y de la entrega que no busca recompensa. Lágrimas de envidia sana a esos eternos novios.

Somos novios
pues los dos sentimos
mutuo amor profundo
y con eso
ya ganamos lo más grande en este mundo.


Armando Manzanero

ebonylafontaine@gmail.com
23 de diciembre 2005