julio 04, 2006

La sonrisa del avestruz


 



Recoger los buenos momentos de la vida
y hablar de ellos
no es cursilería,
ni idealismo,
es realidad de sentir la vida
Un campo…

La sonrisa del avestruz,
cuerdas de guitarra,
voces melódicas
que nos adentraban en la naturaleza
Recordándonos nuestra realidad…
somos ambiente...

Voces… mil voces
Oídos extasiados con los acordes
que incitan al corazón.
Muñecas, dominó
sensibilidad y momentos.
Unos al lado de otros sintiéndolo todo...

Al finalizar la tarde…
La sonrisa del avestruz ...
las guitarras seguían el mandato
de dedos sensibles que hablaban
entre cuerdas y susurraban me hago sentir….
no me quiero detener…

Gracias... Maestro Vargas